fbpx

Llegó el momento de la Generación Solar Distribuida en México

Pv-magazine

Eduardo López, Director de Solar Power México: “La pandemia ha detonado la caída del negocio petrolero, pero también ha abierto la puerta para la transición acelerada hacia las Energías Renovables”

 

Con esta declaración contundente, Eduardo López nos invita a dar lectura a un texto en el cual se detalla el rol que están jugando la energía fotovoltaica y eólica, hoy en plena crisis sanitaria que vive el mundo.

Un texto breve, pero en el cual muchos expertos de la energía en el mundo están coincidiendo: los hidrocarburos dejaron de ser el eje toral energético sobre el cual gira nuestro planeta.

Eduardo López SPM

Aquí el análisis de Eduardo López, Director de Solar Power México

El Covid-19 ha traído consigo una reflexión sobre las estructuras que han impulsado a la humanidad desde el siglo pasado, al tiempo que acelera las virtudes de la digitalización, la innovación tecnológica y las Energías Renovables, adelantando inesperadamente la llegada de un mundo interconectado con energía limpia y confiable.

Tras un siglo de propulsar a la humanidad y trazar las líneas geopolíticas del mundo, el barril de petróleo (WTI) alcanzó, en abril de 2020, un precio negativo de -$37.6 dólares por primera vez en la historia y el precio de venta promedio en términos reales más bajo desde que se inició su comercialización en 1870 ($23 dólares), según revela el índice de precios de materias primas de The Economist, uno de los más antiguos del mundo.

Con un efecto simbiótico, la pandemia ha detonado la caída del negocio petrolero para muchos países, pero también ha abierto la puerta para la transición acelerada hacia las Energías Renovables al exponer los verdaderos costos de continuar con un sistema energético fósil sujeto a una batalla mundial de precios, altamente ineficiente por sus limitaciones logísticas y de almacenamiento, y por ser una de las industrias más contaminantes.

En el aspecto económico, la emergencia sanitaria ha demostrado a los países la importancia de contar con un sistema energético resiliente, limpio, versátil, accesible, con menos riesgos operativos y menos personal de mantenimiento, que cuente con cadenas de suministro cercanas a los consumidores. Por su parte, empresas y hogares se han visto en la necesidad de explorar alternativas de ahorro con la eliminación de costos fijos (como la electricidad) en aras de la estabilidad, la competitividad y la confiabilidad en el suministro eléctrico.

En lo social, el coronavirus ha convertido a la digitalización en una herramienta indispensable para nuestras interacciones personales, educativas, de entretenimiento y negocios, demostrando la importancia de adoptar una red energética inteligente que conviva con la nueva realidad digital y un sistema energético más democrático e independiente que nos permita tener un planeta más limpio y saludable.

La adopción acelerada de la energía fotovoltaica en países como Estados Unidos, Alemania, China y Japón pasó de ser una idea futurista a una realidad en tan sólo una década. En estos países, la generación con Energías Renovables ya comienza a desplazar la generación de energía fósil.

En los primeros meses del 2020, Alemania logró generar el 52 por ciento de sus necesidades eléctricas con Energías Renovables, mientras que en China el sector fotovoltaico creció 12 por ciento a pesar de las medidas de cuarentena tomadas por el gobierno para enfrentar la pandemia del Covid-19.

A nivel mundial, la Agencia Internacional de Energía (IEA) establece que el crecimiento de la energía fotovoltaica mantiene su ritmo de crecimiento anual en 16 por ciento, que, de mantenerse así, nos permitirá alcanzar las metas del Acuerdo de Paris (1.5°C) al pasar de los 570 TWh en 2018 a casi 3,300 TWh de energía fotovoltaica en 2030.

Este escenario, sumado al rápido avance en los sistemas de almacenamiento de energía como las baterías de Ion de Litio y el crecimiento exponencial de los vehículos eléctricos, representa —según un estudio del World Economic Forum— la mejor oportunidad para transitar a un modelo energético renovable que dé acceso eléctrico a 600 millones de personas que no tienen este servicio, la generación de 10 millones de empleos en todo el mundo y la reducción del 30 por ciento de emisiones globales de carbono por energía y transporte.

De esta forma, el mundo pos-Covid-19 llega en el momento perfecto para que la generación solar distribuida brille en México. Al instaurarse una nueva realidad digital que esboza un nuevo mapa geopolítico energético renovable, donde el Sol es el rey, México es una potencia mundial.

Tan solo por ubicación geográfica, nuestro país posee en abundancia los dos elementos necesarios para emprender con éxito esta transición energética: una de las mejores irradiaciones solares del mundo (entre 4,4 kWh/m2 y 6,3 kWh/m2), lo que nos permite generar el doble de energía fotovoltaica con la misma capacidad instalada que países como Alemania; y el yacimiento de litio más grande del mundo, hecho que nos da la ventaja de crear una cadena de valor de Energías Renovables en nuestro territorio, afianzando nuestra independencia energética.

Gracias a esta realidad, hoy el 99 por ciento de los contratos de generación distribuida en México están relacionados con la energía fotovoltaica, lo que representa un mercado de más de 112,000 usuarios de sistemas fotovoltaicos en todo el país con una capacidad instalada de 689 MW, cifra que se ha multiplicado por 10 en los últimos cinco años.
Ahora, con la ayuda del primer Monitor de Información Comercial e Índice de Precios de Generación Solar Distribuida, elaborado en un grandioso esfuerzo conjunto por las tres asociaciones del sector fotovoltaico del país: la Asociación Mexicana de la Energía Solar (Asolmex), la Asociación Mexicana de la Industria Fotovoltaica (AMIF) y la Asociación Nacional de Energía Solar (ANES), con el apoyo de la Cooperación Alemana al Desarrollo Sustentable en México (GIZ), las empresas y hogares mexicanos podrán tener una fuente de información confiable que les permitirá emprender la transición hacia la energía fotovoltaica.

Solar Power México, la feria líder de la industria fotovoltaica en Latinoamérica, a celebrarse del 18 al 20 de noviembre de 2020 en el Centro Citibanamex de la CDMX, abordará este y otros temas, así como el futuro de esta industria al tener acceso a toda la información y tecnología fotovoltaica más avanzada en el mundo.

www.solarpowermexico.mx

 

X
X