fbpx

El Hidrógeno Verde en la nueva carrera espacial

David Montaudon, Gerente de Comunicación de Hannover Fairs México. Lo importante y trascendente que resulta evitar combustibles que dañen las capas superiores de nuestra atmósfera en estas primeras etapas del ‘turismo vía cohetes’ que va más allá de nuestra casa común: Nuestro planeta Tierra

Imagen de Wikimedia Commons

 

David Montaudon, Gerente de Comunicación de Hannover Fairs México. SPM

 

La nueva carrera espacial impulsada por el sector privado busca aumentar, acelerar y bajar los costos del lanzamiento de satélites, personas y cargamentos al espacio.

Con ello, esta incipiente carrera también se está convirtiendo en una que busca desarrollar combustibles sostenibles que puedan propulsar a los cohetes del presente y los que vendrán.

Uno de los elementos cruciales que está haciendo más accesible las misiones espaciales es la habilidad de reutilizar, en más de una ocasión, cohetes para atravesar la atmósfera terrestre.

Esto se logró por primera vez en 2015, por la empresa Space X con el aterrizaje del cohete Falcon 9 en Cabo Cañaveral, Florida, después de haber colocado en órbita 11 satélites. Este hito marcó la llegada de la nueva carrera espacial, 60 por ciento más barata y asequible para los viajes y misiones ‘a las estrellas’ tanto de periplos privados como gubernamentales.

Desde entonces, diversas agencias espaciales, fabricantes de cohetes y proveedores de servicios aeroespaciales a nivel mundial están desarrollando e implementando soluciones innovadoras para multiplicar el uso de los cohetes y diseñar nuevas naves.

Ejemplo de ello lo vimos con el lanzamiento del avión espacial LauncherOne de Virgin Galactic del empresario Richard Branson. Esta empresa buscará impulsar el turismo espacial, el transporte de pequeños satélites, así como incursionar en el sector de vuelos orbitales comerciales supersónicos.

Foto: Pixabay

 

Ante ello no se quedó atrás el lanzamiento del cohete New Shepard de la empresa Blue Origin de Jeff Bezos, misión que representó el primer vuelo sin piloto al espacio con pasajeros ‘cien por ciento amantes de las emociones fuertes’.

Su objetivo a mediano plazo es desarrollar un cohete de carga pesada llamado New Glenn y también un módulo de aterrizaje lunar que espera contratar a la NASA. En el largo plazo, Blue Origin vislumbra construir colonias espaciales flotantes con gravedad artificial en las que puedan trabajar y vivir millones de personas.

Al frente de esta carrera espacial se encuentra Space X de Elon Musk, empresa que este año transportó con éxito a astronautas de diferentes nacionalidades a la Estación Espacial Internacional, al tiempo que trabaja en la creación de otra nave espacial con el fin de ‘terraformar’ la Luna y Marte en las próximas décadas.

Si bien la reutilización de los cohetes espaciales está revolucionando la exploración más allá de nuestro planeta y el rol de la humanidad dentro del universo, la existencia de más cohetes girando alrededor de ‘nuestra casa común’ durante los siguientes años, implicará un impacto ambiental significativo.

En 2018, el informe “Evaluación Científica del Agotamiento de la Capa de Ozono” encontró que el creciente número de lanzamientos de cohetes si impacta a la atmósfera, en particular, la región más sensible que se encuentra por encima de la capa de ozono.

El impacto es visible en la acumulación de partículas de carbón negro como resultado del uso de combustibles basados en queroseno, las cuales permanecen en altitudes entre 30 y 50 km de altura, que luego se transportan a los patrones de circulación de aire global.

Desde las alturas de Minatitlán, Veracruz. Foto: Igor Guilarte López

 

Actualmente, la mayoría de los cohetes espaciales utilizan propulsores que tienen una base química con queroseno. Esta combinación proporciona mayor densidad de energía, es decir, suministran la mayor cantidad de energía en la mínima cantidad de espacio de almacenamiento.

De continuar con el crecimiento acelerado de la industria mundial del transporte orbital y turismo espacial sin la adopción de un combustible sustentable, se adicionará un factor más que contribuirá con el calentamiento global.

Según el último informe de Research And Markets, esta industria alcanzará los 2.58 mil millones de dólares en 2031, con un crecimiento del 17.15 por ciento cada año durante la próxima década.

Una de las mejores soluciones para este dilema es el aumento de la producción de Hidrógeno Verde a nivel mundial para reducir sus costos actuales.

Se trata de un combustible neutro en carbono que se produce a partir de la electrolisis del agua, con el uso de energía solar o eólica, que puede ser utilizado como combustible aeroespacial sostenible ya que es compatible con la infraestructura existente y los desarrollos de cohetes futuros.

Esta situación ya comienza a observarse. Por ejemplo, durante el lanzamiento del cohete New Shepard de Blue Origin se utilizó una mezcla de hidrógeno y oxígeno líquidos, conocida como hidrolox.

También, como lo ha demostrado la NASA desde los años 60, el hidrógeno, además de ser un combustible sustentable para lanzamientos espaciales, su versatilidad permite implementarlo en diferentes funciones durante las misiones espaciales.

Imagen: Tecnología IPHROCES

 

Ejemplo de ello es que durante todas las misiones del programa espacial de los Estados Unidos a la Luna conocido como ‘Apolo’, el hidrógeno se utilizó para generar electricidad, como sistema de refrigeración de algunos dispositivos e incluso para crear agua potable para sus tripulaciones.

Otros jugadores del sector aeroespacial ya comienzan a ver en el Hidrógeno Verde el potencial para impulsar la nueva carrera espacial de forma sostenible.

La empresa australiana Hypersonix Launch Systems dio a conocer planes para utilizar Hidrógeno Verde en sus motores Scramjet Spartan para colocar pequeños satélites en la órbita terrestre inferior.

De esta forma estamos siendo testigos de que la nueva carrera espacial va de la mano con el desarrollo de un nuevo combustible eficiente y sustentable que permita expandir la presencia humana en el universo, sin que eso implique dañar a nuestra ‘casa común’.

Y al parecer, el Hidrógeno Verde, será una de las vías para logarlo.

Para seguir dialogando y conocer más sobre los temas del futuro energético de México, te esperamos en Solar Power México, la feria líder de la industria fotovoltaica en México y América Latina, que se celebrará del 09 al 11 de noviembre en el Centro Citibanamex.